Ir al contenido principal

314. LOS COYOTES - Esta noche me voy a bailar


  A finales de los 70, Víctor Aparicio es un joven talentoso e imaginativo que llega a Madrid, procedente de su Tui natal (Pontevedra), para estudiar en la universidad. Por aquel entonces, se estaba fraguando la explosión de creatividad que daría lugar a La Movida, en ella Víctor liderará uno de los grupos más imaginativos, originales e inquietos: Los Coyotes.
  En sus inicios son una banda de rock&roll clásico tipo años 50 y se ganan a los rockers del momento. Junto a él, estaban; Fernando Gilabert (guitarra), Ramón Peñas (contrabajo) y Fernando del Valle (batería). Sus directos ganan fama y es que, además del rock&roll, sus influencias eran muchas, desde el rythm&blues, al punk o lo que ellos llaman punkabilly. Después, les ocurrió lo que a otras bandas de la época aunque dicen ser pioneros, como a Radio Futura o Gabinete, un giro total hacia el rock latino.
Esto comienza con el sencillo “Aquí Estoy de Nuevo” y, su famosa cara B: “300 kilos, de pueblos latinos, todos pueblos hermanos, todos sudamericanos”. Su sensacional debut en Lp constituye el paso definitivo hacia ritmos latinos, “Mujer y Sentimiento”, un gran disco, tremendamente imaginativo e innovador, lleno de toques surferos, rockabillys y punks, pero ya con melodías, arreglos y textos salseros. Sus fans que eran conocidos como la coyotada, entienden este giro y, en su mayoría, les siguen. Y de vez en cuando, con el nombre de Las Hienas, dan conciertos con su cara más clásica, más rockabilly. Lo que ya no termina de cuajar sería su siguiente trabajo, "Las Calientes Noches del Barrio"(1987), nuevas influencias: Prince, la música electrónica y un toque erótico y provocativo, hacen que el poco público que aún les seguía, les abandone. Pero a Víctor, no le preocupa demasiado, su siguiente disco; "De Color de Rosa"(1988) se agudiza más el nuevo estilo, acentuando el lado chulesco y bailón, asomándose tímidamente a las listas de éxitos con este "Esta Noche me voy a Bailar". Por unas u otras razones se produce la deserción de casi todo el grupo de un proyecto que cada vez es más personal. Tanto que ya pasan a ser Los Coyotes de Víctor Abundancia, nombre que mantendría en: “Puro Semental" con más influencia del funk y “Tocando sus Éxitos”, apoyado por una excelente banda con varios músicos gitanos, latinos y caribeños. A partir de este momento, Víctor se centra, en sus otras facetas: dibujo, cómic, pintura..., hasta que en los 90 relanza su carrera musical en solitario, como Victor Coyote. Finalmente, volvería a reunir a su banda para tocar exclusivamente su repertorio de principios de los 80.

Comentarios

  1. No entiendo estos cambios es como si nosotros hacemos tangos y los sudakas sevillanas da pena

    ResponderEliminar
  2. La música es libre y universal, puedes cantar o tocar lo que se te antoje, otra cosa es que triunfes, era el preludio de la invasión de música sudamericana que vendría después hasta hoy, aunque aquí siempre se ha escuchado. Tampoco el pop, el rock, el punk...son precisamente nuestros, son de la gran fábrica anglosajona que todo el mundo copia.
    Otra cosa, por esta vez pase, pero no permitiré términos despectivos o irrespetuosos en este blog.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

369. ROBERT PALMER - Simply Irresistible

Aunque nació en Batley (Inglaterra), Robert Allen Palmer pasó su infancia en Malta, donde residía con su padre, un militar británico destinado en esa isla mediterránea. Su primera incursión en la música fue en el grupo The Alan Bown Set, a finales de los 60 para pasar después a formar parte de bandas británicas de jazz y blues. En su carrera ha tocado de todo, tuvo una gran diversidad musical, mezcló muy bien pop, jazz, soul, Blues, disco o rock, añadiendo su voz poderosa y emotiva a su imagen elegante, tenía el éxito casi asegurado. Su primera formación seria fue Vinegar Joe , fichando con Island Records, la discográfica que posteriormente le lanzaría a la fama como solista. Con 25 años comienza esa carrera en solitario buscando nuevos sonidos, los inicios no son buenos. Su primer álbum "Sneakin' Sally Through the Alley"(1974) grabado en Nueva Orleans, está fuertemente influenciado por de Little Feat y el funk de The Meters . Pero después de varios intentos, no acaba de

367. THIRD WORLD - Try Jah Love

Hace mucho tiempo que no poníamos algo de reggae, para terminar el año vamos a redimirnos con un buen sonido jamaicano. "Tercer mundo" es quizás un término algo despectivo para referirnos a los países poco desarrollados, a la gente pobre de este lugar llamado Mundo. Ahora bien, habría que discernir sobre aquello que nos enseñaban en el colegio de "hombre pobre y pobre hombre" porque evidentemente habrá mucha gente feliz que renuncia voluntariamente a los bienes materiales, prefiere la riqueza espiritual o vivir la vida, ¡digo yo!. Disfrutar y bailar es la propuesta de nuestra banda de hoy. La concepción del grupo la encontramos cuando el teclista Michael "Ibo" Cooper y el guitarrista Stephen "Cat" Coore, formaban parte de Inner Circle a finales de los 60, ambos provenientes de la clase acomodada de la isla por lo que tuvieron la oportunidad de estudiar y formarse musicalmente. Fue en 1973 cuando debutaron como Third World durante la celebr

371. LAS VULPESS - Me gusta ser una zorra

Nuestro eslogan reza: "todo con un mínimo de calidad o interés", por eso hoy no destacamos la publicación por la calidad musical, pero sí tiene especial interés por el lado social y por el polvo que levantó, reflejo de una España recién salida del ostracismo. Si por aquel entonces no nos molestaba, ¿por qué iba a hacerlo hoy?, la libertad en todos sus ámbitos, empieza por el respeto a los demás. "Yo no estoy de acuerdo con lo que usted dice, pero me pelearía para que usted pudiera decirlo" (Voltaire). Ya hemos comentado en diversas ocasiones que a principios de los 80, la expansión del punk británico y la influencia de grupos del 77, sobre todo La Banda Trapera del Río y Kaka de Luxe , se extendió como un reguero de pólvora por varias ciudades españolas. En aquella segunda hornada del punk, surgieron grupos efímeros con más actitudes provocativas y de rechazo que aptitudes musicales: Espasmódicos en Madrid, Último Resorte en Barcelona o las Vulpess en Baracald