366. SINÉAD O'CONNOR - Nothing Compares to You

SINÉAD O'CONNOR - Nothing Compares to You
"Nothing Compares to You", en realidad fue escrita a mediados de los 80 por Prince, para su banda The Family, no se editó como sencillo, pasó sin pena ni gloria. "Nada es comparable a ti", estaba dedicada a la actriz Susannah Melvoin. Sinéad O'Connor, la grabó a finales de 1989, lanzando su versión a la fama en su álbum "I Do Not Want What I Haven't Got".
Sinead Marie Bernadette O'Connor, nació en 1966 en Dublín (Irlanda). Tuvo una infancia difícil por el divorcio de sus padres y a los 15 años fue internada en un reformatorio, donde ya intentó adentrarse en el mundo de la música, pero fue rechazada por su corta edad.
En 1984 formaba parte del grupo Ton Ton Macoute, llamando la atención de la discográfica Ensing Records. Unos años más tarde se afianza en el panorama musical, combinando su gran fuerza con la sensibilidad que es capaz de expresar a través de sus canciones. Su "look" de cabeza rapada, se convirtió en un icono de coraje y rebeldia, pronto destacaron sus polémicas y opiniones negativas, por ejemplo sus críticas sobre sus paisanos de U2, o su negativa a tocar en un concierto en el que previamente había sonado el himno de EE.UU. o sobre la religión católica en general.
La mayor conmoción la provocó en 1992, cantando a capella la canción "War" de Bob Marley en un programa de la NBC, resultó una protesta contra los abusos sexuales de sacerdotes de la Iglesia, cambiando la letra "racism" (racismo) por "child abuse" (abuso de menores). Luego sacó una foto del Papa Juan Pablo II y mientras cantaba la palabra "evil" (maldad), rompió la foto en pedazos, pronunciando la frase "fight the real enemy" (lucha contra el verdadero enemigo). Este y otros envites contra las fuerzas dominantes, provocó su declive a pesar de las grandes expectativas, fue abucheada en numerosas ocasiones, sus siguientes trabajos boicoteados en algunos sitios e incluso hubo quemas y destrucciones públicas de sus discos. Revivió a la Santa Inquisición.
A partir de aquí, siguió publicando con diversos resultados. Harta de polémicas, Sinéad O'Connor desprende hoy más calma y muestra su deseo de centrarse exclusivamente en su trabajo musical. Curiosamente el single de su último álbum se titula "Take me to church" (Llévame a la iglesia), Pero asegura que este no se refiere a la institución religiosa, no quiere complicaciones. En realidad reflexiona sobre el matrimonio y es más un debate romántico.


Referencias:
Wikipedia
Discos para el recuerdo

Comentarios

  1. Sinnead fue a verlo a Prince a Paisley Park y la sacó de los pelos jaja... en fin.... gran gran canción...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola JLO. Hoy precisamente he estado curioseando por tu blog.
      Pronto recibirás noticias mías.
      Saludos

      Eliminar
  2. Sinead ha demostrado ser alguien temperamental, inestable, algo que no se le puede reprochar con semejante pasado. Recuerdo cuando se bajó de la gira con Peter Gabriel, con el cual grabó un tema a dúo.
    Y además fueron muy interesantes sus rebeliones.
    Y la versión de ese tema de Prince es memorable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen por ahí que pasó problemas psicológicos y de bipolaridad, pero se dicen tantas cosas! Siempre ha estado buscando algo, que da la impresión que no encuentra.
      En cuanto a lo de Prince, totalmente de acuerdo. Esta con Candy Dulfer una pasada.
      Saludos

      Eliminar
  3. ¿Qué le ha pasado en el pelo? Le creció y se lo puso colorao ¿no?
    Me mola la balada. La que pusiste actual no la conocía, pero creo que no me perdí nada excepcional.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado, vichea el vídeo hasta el final ;)

      Eliminar
    2. ¡Ups! Es que como la otra ya la conocía me puse a leer mientras sonaba la segunda mitad de esa XD

      Eliminar
  4. cuando escuchen a estos chicos les gustara tanto como a mi en verdad son muy buenos y les dejo una rola
    https://www.youtube.com/watch?v=7bsrnc7jf1Y

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares